Tengo que decir que las expectativas que tenía sobre este viaje se han sobrepasado largamente.

Preparamos este viaje con mucha ilusión y muy concienzudamente para que todo saliera lo mejor posible y está claro que el Universo nos ha apoyado mucho. Ha sido mágico, sanador y enriquecedor. Finalmente todas eramos mujeres y está claro que no hay casualidades y tenía que ser así, porque la “comunión” y “entente” que se creó fue muy especial.

Etxalar

Empezando por la casa, comodísima y en un entorno inmejorable, a las afueras del precioso pueblo de Etxalar (tan bonito que parece de cuento), y que nos permitió descansar después de las salidas.

Tenemos que dar las gracias a nuestra magnífica cocinera Mari Angeles, que no solo hacía magia (literalmente) con los ingredientes, sino que nos regaló su fuerza y su buen humor. Lo repito: fueron momentos mágicos, donde la preparación de la comida estaba sazonada de magia, risas, música y muy buen rollo. Mil gracias Mari Angeles, ¡¡¡¡te queremos!!!! Que bien nos sentaba todo con esos ingredientes.

Pero la finalidad de este viaje era sobre todo reaprender, recordar a conectar con nosotras mismas y con todo lo que nos rodea.

Para ello elegimos los bosques de la Navarra atlántica. Para que la fuerza de la tierra, de sus árboles, de sus aguas y de sus habitantes “invisibles” nos ayudaran.

Preparamos minuciosamente cada salida para propiciar ir subiendo de vibración poco a poco y el resultado no pudo ser mejor. Y los “efectos especiales” que nos preparó el Universo y sus Seres fueron espectaculares.

Empezamos con el jardín del Señorío de Bertiz donde sus magníficos árboles sanadores y transmutadores nos ayudaron a preparar nuestro sistema y a empezar a entrar en sintonía.

Señorío de Bertiz

En el mismo Señorío nos tumbamos en la hierba para conectar y sintonizar con el latido de la Tierra, de nuestro planeta, y sincronizar su latido con el nuestro.

Por la tarde fuimos al embalse de Leurtza para realizar un recorrido corto (porque la finalidad no es “hacer mucho” sino sentir mucho.

Al llegar todo estaba envuelto en una espesa niebla. Nada más bajar del coche supe que nos habían preparado un “regalo”.

De un recorrido de apenas 15 minutos de duración, estuvimos una hora y media rodeados de niebla espesa, suave y fresca.

Al iniciar el recorrido fue como traspasar una puerta energética y como si el tiempo se detuviera y/o no pasara, andábamos y el camino seguía y seguía. Claramente nos hicieron atravesar una “puerta” en la que nos tuvieron, sanándonos a niveles muy profundos. Ninguna de nosotras sintió miedo (y eso que la niebla era muy espesa), sino más bien experimentábamos como una sensación de protección, como un manto que nos envolvía y nos sanaba.

De repente aparece ante nosotras el puente, envuelto en niebla, la puerta de salida del espacio-tiempo donde estábamos, para así volver al nuestro.

Fue una experiencia reveladora en la que el mensaje siempre era ”la sanación empieza siempre desde dentro, no hay otra opción”.

El segundo día realizamos el recorrido del Infernaku Errato, que va bordeando un río y pasa por un bosque tan vivo, mágico y potente que es imposible de obviar aunque estés “ciego”. Aquí entramos en contacto con fabulosos árboles sanadores y transmutadores que nos posibilitaban conectar con nuestra Esencia. Nos daban mensajes, si era el caso, o simplemente servían de balcones a todos los Elementales, Hadas, y gnomos que salieron a recibirnos (y porqué no a reírse un poco a nuestra costa por lo torpes que somos al andar por un bosque 😉 ).

Por la tarde nos acercamos a Hondarribia para conectar con la fuerza del mar. Bueno, aquí también fue increíble, un día algo nublado, con lo cual el sol no nos molestó, una temperatura ideal y el agua buena no, buenísima, con el fresquito justo para dar vidilla pero no molestar.

Nos dejamos envolver y acariciar por el agua y todo lo negro, pesado y burdo que llevábamos se fue disolviendo. Salimos del agua renovadas, curadas y limpias por dentro.

San Juan Xar

El tercer día fuimos a San Juan Xar, con su Fuente Sanadora. Pero uno de los aspectos más desconocidos es el camino Iniciátco que parte de la cueva. Camino que “ojos mundanos” parece un camino normal y corriente, rodeando pastos, pero vas andando con consciencia y vas transmutando y transmutando.

Al volver a la Fuente y “librarnos” de todo lo burdo, realizamos una rueda sanadora, donde activamos nuestro poder y fuerza femenina, úterina, y ahí mismo, cada una a su nivel y necesidad, recibimos una “iniciación” para despertar o activar en nostras la Diosa, Hada, Maga, Sanadora que todas llevamos dentro. Fue precioso.

Esa tarde dimos un paseo por Elizondo para percibir el cambio de vibración en un entorno en el que el hombre quiere ser el protagonista y como el hombre también quiere aprovechar la fuerza del agua y de la Tierra para su subsistencia. Fue muy interesante. También pudimos discernir y diferenciar con facilidad el cambio vibracional de donde nos encontrábamos y los sitios visitados anteriormente.

Por la noche fiesta con música, y mucho baile para soltar, reírnos y divertirnos sanamente.

Todas las mañanas antes del desayuno un poco de Chi Kung para dar la bienvenida al día y desentumecer el cuerpo y empezar con buena energía y meditación para acoplar la mente.

Todas las noches teníamos círculo de compartir impresiones del día antes de cenar, y después de la cena jugábamos a conectar con la magia de las cartas, para seguir desarrollando nuestra percepción e intuición.

Nos fallaron las Estrellas que se escondieron cada noche detrás de las nubes, aunque una noche nos regalaron una preciosa tormenta en la que pudimos sentir la fuerza del Cielo y de la Tierra.

La conclusión fue muy positiva, aprovechamos muy bien el tiempo y disfrutamos de unos momentos mágicos, enriquecedores y muy potentes que, si sabemos luego aplicarlos a nuestro día a día, pueden cambiar la forma en la que luego nos mostramos en la vida.

El ambiente fue magnífico, colaborativo, con muchas risas y buen rollo, como tiene que ser para el nivel vibratorio se mantuviera alto. Gracias a todas por esta inigualable experiencia y por compartir conmigo estas experiencias tan “intimas” en estos lugares mágicos.

En Kinergi.es estamos ya ilusionadas pensando en el próximo viaje para que sea igual o mejor que este.

Aquí tenéis el link con algunas de las fotos de este maravilloso viaje: click aquí.