La cama es un lugar muy importante para el Feng-Shui, en ella deberíamos pasar una tercera parte de nuestra vida. Al dormir nuestro “equipo de mantenimiento corporal” trabaja para recomponer, eliminar deshechos, limpiar, reestructurar y reequilibrar todos los desbarajustes que se han producido en nuestro cuerpo a lo largo del día.
Las modelos lo saben bien, dormir un mínimo de 8h es su mayor “secreto” de belleza, así aparecen mucho mejor en las fotografías, tanto a nivel de piel, ojos y luminosidad.

Así que para que esa “puesta a punto nocturna” sea posible debemos cuidar:

  • En primer lugar que la cama no se encuentre encima una geopatía telúrica (redes telúricas como las redes Hartmann o redes Curry, fallas geologicas, veta de agua subterránea, etc.). Dormir noche tras noche encima de ellas, y más cuando se cruzan perjudica nuestro descanso y va minando poco a poco nuestra salud.
  • Elegiremos un colchón que no sea de muelles, mejor de latex, viscoelástico, futón, lana, etc
  • Mantendremos fuera del dormitorio los móviles y radio-despertadores, así como cualquier otro elemento que pueda perturbar el buen descanso, y en ellos incluyo bicicletas estáticas o cualquier otro aparato gimnástico, ordenadores y televisores. Si se encuentran en el dormitorio por necesidad han de apagarse totalmente al ir a dormir, y los aparatos gimnásticos taparlos con una tela o sabana.

Ahora nos fijaremos en la colocación de la cama dentro de la habitación:

  • Ha de estar colocada de forma que la persona acostada siempre “controle” la puerta sin necesidad de girar la cabeza, pero sin tener los pies frente a la puerta o a la ventana. Es decir ha de ver la puerta cuando está acostada.
    La cabecera tampoco dará a la pared que da directamente a la puerta, o con la cabeza de espaldas a la puerta.
    Tampoco es conveniente que la cabeza o los pies estén dirigidos directamente hacia una ventana.
  • La cabecera de la cama tiene que estar apoyada a una pared, no a una ventana (aunque ésta puede quedar a un lado de la cabecera). Y la cama ha de tener un cabezal que tiene que ser más alto que la cabeza de la persona que duerme una vez acostada.
  • No es nada aconsejable tener estanterías, baldas o cualquier otro elemento encima de la cama y, sobre todo, encima de la cabecera. Si es un mueble compuesto con armario y queda una parte encima de la cama, en la parte de abajo que queda encima de la cama (la que se ve desde la cama una vez acostados) es bueno colocar/pegar unas estrellas fosforescentes, creando un cielo que “abre el espacio” para minimizar el aplastamiento provocado por la estantería o mueble encima de la persona.
  • Las lámparas que queden encima de la cama nunca han de tener puntas apuntando hacia la cama, aunque sean cristales. Éstas provocan lo que en Feng-Shui llamamos “flechas envenenadas” que van a crear perturbaciones en el área corporal hacia la que se dirigen.
  • Al Feng-Shui no le gusta la simetría, ni en el cabecero ni en las mesitas de noche o lamparitas de noche. La parte de la izquierda, una vez acostados, ha de ser más alta, al menos la mesita de noche o la lamparita de esa parte tiene que ser más alta. Así armonizamos los Animales del Feng-Shui y evitamos discusiones en la cama.
  • El armario ha de quedar a los pies de la cama o a la izquierda (una vez acostados), y los muebles auxiliares más bajos como cómodas han de situarse a la derecha. Si no es posible entonces colocar a la izquierda un elemento que “suba hacia arriba” como una estantería alta, un perchero, una lámpara de pie o un objeto decorativo que suba desde el suelo hacia arriba.
  • Ningún espejo debe reflejar la cama, y no vale decir “acostado no me veo”. Si estamos cerca del espejo de pie y vemos reflejado en él la cama tenemos que desplazarlo o bien taparlo cuando vayamos a dormir.
  • En la pared encima de la cama hay que elegir cuidadosamente el cuadro, foto o elemento decorativo que ponemos; nunca imagen deformada, de trozos o partes del cuerpo, ni imagen o foto con agua, nada que dé velocidad como foto de un coche o moto de carreras, etc. Si es el dormitorio de una pareja lo más adecuado es poner imagen de pareja en actitud sensual, abrazados. Nunca la de una persona sola, o la pareja miando cada uno hacia un lado, o de espaldas.

La cama es el lugar de nuestra casa que nos recoge cuando tenemos que descansar o cuando estamos enfermos. Ha de ser un lugar agradable, confortable y con más energía yin que yang para favorecer el descanso.
¡Qué tengáis un buen descanso y unos felices sueños!