Aunque la Navidad no es una fiesta que tenga que ver con el Feng-Shui, he recibido varias peticiones para hablar de los adornos de Navidad y como influye o afecta en nuestra casa y como colocarlos, así que hoy vamos a explicar brevemente como mejorar nuestra casa o lugar de trabajo en Navidad, centrándonos en aspectos decorativos.

Si nos fijamos en los adornos de Navidad veremos que hay mucho Elemento Fuego: luces, adornos brillantes, mucho color, todo muy vistoso.
No solamente hay mucho rojo sino dorado, estrellas, luces, todo ello nos habla de la Luz, la Iluminación, de nuestra conexión con algo más grande, con nuestra Luz interna, nuestra divinidad.

También hay que tener en cuenta que es una fiesta muy familiar, de acogida, de bienvenida, por eso en muchos lugares se adornan las casas por fuera, en la fachada, como una forma de “señalar” que aquí se es bienvenido, que se acoge. Que dentro de esa casa hay gente de bien, hospitalaria. Es decir, los adornos externos van a ser como una tarjeta de presentación de nuestras intenciones: “estáis invitados y sois bienvenidos”.
Tened en cuenta que en el Feng-Shui se utilizan las luces para atraer el Chi, y si además se encienden y apagan con un ritmo determinado aún le da más fuerza.

Por ese mismo motivo lo normal es empezar a adornar la entrada de la casa, aquí se pueda situar un árbol de navidad, adaptando el tamaño para que nunca entorpezca el paso al resto de la casa. También podemos poner adornos más pequeños encima del mueble, luces, guirnaldas, etc. Aquí cada uno va a dejarse llevar por su creatividad e imaginación, pero recordad, no debe nunca entorpecer el acceso al resto de la vivienda.

El árbol de navidad lo más adecuado es colocarlo en el salón-comedor, porque es la zona de recibir las visitas, a los amigos, a los familiares. Porque en el salón-comedor es donde les ofrecemos la comida que hemos preparado para ello, los dulces y los regalos.

Aquí aplicamos el mismo criterio: no debe entorpecer el paso, ni molestar. Si queremos estar rodeados de nuestros amigos y familiares podemos hacer pequeñas fotos con ellos y colgarlas del árbol, si nos envían felicitaciones también las utilizamos como decoración, es decir los hacemos como “partícipes” de nuestra decoración y con ello les demostramos que los incluimos en nuestra vida, que nos importan, que contamos con ellos.

Tener el detalle de adornar la mesa también es una forma de demostrarles que los queremos mimar, que nos importan, es decir estamos dando un mensaje claro de que clase de relación quiero con los míos.

Y lo más importante de todo es la intención, con qué motivación lo estamos haciendo: porque nos importan, porque unos días al año estamos pendientes de los demás, de complacerlos, de mimarlos, de agasajarlos (la generosidad en mi vida), o bien solamente queremos quedar bien, y presumir de casa adornada. Según sea un caso u otro estamos moviendo un tipo de energía u otro, nosotros decidimos.

Desde Kinergi.es y la Escuela Superior de Feng-Shui Clásico os deseamos una felices fiestas y que todos vuestros deseos (sean para vosotros o para los demás) se cumplan.
¡Qué vuestra generosidad y entrega se transmuta en abundancia para vosotros!