¿Cuántas veces hemos oído o dicho algo parecido? Realmente no somos del todo conscientes de la responsabilidad que tenemos en ello.

¿Porqué siempre nos enamoramos del mismo tipo de persona, con los mismos comportamientos o actitudes que no nos gustaban del anterior? Porque somos nosotros los que repetimos los mismos patrones, partimos de las mismas carencias y obtenemos otro “clon” o muy similar.

¿Porqué no reflexionar sobre lo que realmente quiero en mis relaciones? Veréis como salen los fantasmas de “no me merezco”, 2nunca encontraré alguien mejor”, etc. ¡Ahí tenemos el problema! Ahí es donde debemos incidir y cambiar, si empezamos a querernos sin condiciones los demás nos valoraran más, o al menos, no les dejaremos que nos traten mal.

¿Porqué siempre se meten con nosotros? Porque nosotros caemos en su “trampa”, seguimos el juego, ¡entramos a trapo! ¡El que nos quiere provocar lo tiene muy fácil!

En la vida todo es movimiento, todo es cambio, así que ¿porqué no actuar de forma diferente? Realmente yo decido: si quiero enfadarme o no me vale la pena ese desgaste.

¿Porqué les doy el poder de estropearme el día? Puedo decidir que NO y pasar. No es fácil al principio, pero tiene muchas ventajas. En la vida todo es elección, así que ¿porqué no decidir conscientemente a qué tipo de energía quiero dar prioridad?

Para finalizar os dejo dos frases de este hombre tan singular: Albert Einstein:

Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados“.

“No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos.”